Síndrome de atrapamiento de nervio pudendo, síndrome miofascial y cistitis intersticial. Nara (Barcelona)

Todo empezó hace 3 años y medio, cuando antes de unas Navidades en 2014 empecé a sentirme mal, como si tuviera una infección de orina y me doliera todo.

A partir de ahí me hicieron múltiples pruebas, como a la mayoría de todos, y acabé con el diagnostico de Cistitis Intersticial y Síndrome Miofascial, más adelante, gracias al Dr. Eduardo Vicente, el cual siempre me ayudó muchísimo, fui diagnosticada de posible atrapamiento de nervio pudendo. Ahí fue cuando decidí ir a Francia y visitar al Dr. Bautrant, ya que llevaba ya numerosas terapias: instilaciones de ácido Hialurónico, fisioterapia pélvica, dieta antiinflamatoria, medicación, psicóloga, entre otros.

En Francia, me inyectaron botox en varios músculos para el síndrome miofascial, y después reanudé la fisioterapia. Ahí se vio que el musculo no acababa de recuperarse y de ablandecerse, ya que los dos nervios pudendos estaban atrapados. Volví a ver al Dr. Bautrant, y me dijo de operarme. Si hubiera podido me hubiera operado en ese mismo momento, de la desesperación (llevaba ya un año y medio dando vueltas).

Finalmente, el 20 de mayo de 2016 me operé en Francia y me desatraparon los dos nervios pudendos con éxito, aunque el lado derecho fue más difícil. Pasado un post operatorio durísimo, empecé otra vez mis terapias y sobre todo la fisio. Ahí empecé a notar resultados. Podía andar, poco a poco mejor, estar más horas de pie y finalmente pasados unos meses, sentarme en una silla (con cojín) y hacer una vida más normal.

Hoy en día, en junio de 2018, puedo decir que mi lado izquierdo se ha recuperado un 85%, mientras que mi lado derecho lo ha hecho un 60% o menos, quedando un dolor residual que antes de operarme no tenía. Sigo con medicación y ahora mismo con osteopatía una vez al mes. He dejado la fisioterapia más invasiva y he ido rebajando medicación. Mi idea es un día llegar a quitarla.

Mi problema urinario se solucionó, con las instilaciones, dieta y la operación, y mentalmente hice un cambio muy grande durante los dos años y pico que fui a psicología, haciendo Mindfulness, EMDR e hipnosis, conseguí quitar la mayor parte del estrés que me hacía mucho daño.

Doy las gracias a cada uno de los médicos, especialistas, amigos, familiares, que me han ayudado en este camino, y que siguen haciéndolo. Ahora soy una persona más feliz, más enérgica, con ganas de tirar adelante y he montado mi propio negocio de Dietética y Nutrición Online, para poder ayudar a muchas más personas en mi situación y en otras enfermedades.

Creo que uno de los secretos, al menos en mi caso, fue no perder nunca la esperanza, tirar adelante con positividad, rodearme de gente maravillosa y hacer un cambio en mi vida, y disfrutar de cada momento como si fuera el último, eso sí, siempre relajada.

¡¡Un abrazo y fuerza para todos!! Sí se puede.