Síndrome Miofascial, Prostatitis y Cluneales

Hola, hace tiempo que debería haber escrito mi testimonio. Voy a explicar todo lo que yo he vivido y estoy viviendo por si a alguien le sirve de ayuda.

Tengo 38 años y llevo 5 con dolor pélvico crónico. Todo empezó a raíz de una infección mal tratada y mal curada. Cogí infección urinaria y me trataron con antibiótico de forma empírica. Esto es lo habitual, en algunos casos tienen la lucidez de cogerte una muestra de orina para hacer un cultivo. Si a alguien le pasa, que se haga el cultivo y mientras espera resultados se tome antibiótico.

El problema en los hombres es que muchas veces la infección esta en la próstata y por lo tanto no sale en un cultivo de orina. Lamentablemente muy pocos urólogos tienen esto en cuenta, la mayoría se ciñen al cultivo de orina y en algunos casos hacen un cultivo de semen. Pero lo ideal es hacer un cultivo de la secreción prostática. En fin, un tiempo después de tomar el antibiótico a ciegas, los dolores de la infección desaparecieron y empezaron los dolores perineales y lumbosacros. En mi caso, dolor en la zona isquial, no puedo estar sentado y dolor lumbar al estar de pie.

Después de pasar por mas de 20 urólogos de Barcelona de que me trataron como un bicho raro, el Dr. Vicente Palacios me habló de dolor pélvico crónico y tratamiento fisioterapéutico. Es verdad, tenia tal hipertonia muscular que no podía cruzar la pierna sobre la otra. Estuve yendo a un fisio para liberar puntos gatillos, funcionó en el sentido de la hipertonía pero no mejoró el dolor. Después, me hice gammagrafías y otras cosas que no aportaron nada, no voy comentar.

Finalmente caí en manos del Dr. Itza y me hice el primer estudio neurofisiológico en Madrid (Dr.Zarza). El estudio reveló síndrome miofascial y ausencia de afectación del pudendo (mas adelante comento algo importante sobre esto). Con estos resultados el Dr. Itza me dijo tenia ir a Madrid una vez por semana durante tres meses. El Dr. Itza me infiltraba lidocaína en la zona perineal y nada mas salir de su consulta iba a sesiones de fisioterapia donde me hacían liberación de puntos gatillo y tecarterapia principalmente. Al pasar los tres meses, el dolor seguía estando allí. Así que según indicación del Dr.Itza, me hice una analítica de sangre completa y me salio el pcr muy alto. Me hicieron pruebas pero no encontraron nada. Finalmente, el Dr. Itza me habló del test de stamey. Yo no lo conocía, a pesar de haber pasado por mas de 20 urólogos. Busque un urólogo en Barcelona y me hicieron ese test. Consiste en recoger y analizar/cultivar diferentes muestras de orina, semen y liquido prostático. Y fue en el liquido prostático donde me apareció una bacteria. Para erradicar la bacteria el Dr. Itza me recomendó infiltraciones intraprostaticas con antibiótico. Esto me lo hice en Madrid también porque en Barcelona no lo hace nadie. Me las hizo el Dr. Fernando Teba de la Clínica San Camilo. Las infiltraciones no erradicaron por completo la bacteria y tuve que hacer un tratamiento con antibiótico oral durante 3 meses que finalmente, si funcionó.

Aun así, los dolores seguían estando allí. De nuevo en contacto con Dr. Itza me recomendó retomar los viajes semanales a Madrid. En ese momento, por motivos personales, yo no podía. El me habló de un nuevo tratamiento que estaban empezando a utilizar que se llamaba ondas de choque de baja frecuencia.

Hablé con Laura, la fisioterapeuta de Madrid y ella se ofreció a dar las indicaciones de como aplicar las ondas de choque si encontraba algún centro en Barcelona. A través de Inés Ramírez, me puso en contacto con Toni Morral, el tiene un centro llamado Salut i Esport en Santa Perpetua y es un referente en ondas de choque. Fui durante tres meses pero tampoco mejore. Así que llegados a ese punto, escribí cartas al Dr. Bautran y al Dr. Robert. Solo me contesto el Dr.Robert (Nantes) y me dijo que me quería ver. Me preparó una visita pluridiciplinar de tres días con el Dr. Labat (urólogo), el Dr. Riant (anestesista) y el Dr. Robert (neurocirujano). Además me hicieron un bloqueo de pudendo. El bloqueo salio negativo y un mes mas tarde regresé a Nantes para un bloqueo de los cluneales. En este caso salio parcialmente positivo. Según ellos, era suficiente para operar. Me operé, y después de un largo proceso de recuperación, tenia mas dolores que antes de la operación. En ese momento me hablaron de hacerme un bloqueo del ganglio impar. Valoré ir a Nantes, pero averigüé que en Madrid había un centro que se estaba especializando en dolor pélvico. Es el Advance Pain Management Center. Lo dirige Dr. Ernesto Delgado Cidranes y está junto a la clínica la milagrosa. Les hice una visita donde una fisio me hizo una revisión completa y Ernesto me hizo un elastograma. Encontraron fibrosis de la operación e hipotonía muscular general. Me recomendaron hacerme el bloqueo del ganglio impar como punto de partida. El bloqueo fue negativo. A continuación, el neurofisiologo que trabaja con ellos me hizo un estudio neurofisiológico muy completo. Miró las tres ramas del pudendo, de los dos lados, una a una. También miró los cluneales y también los que bajan por las piernas que no recuerdo su nombre. En definitiva, nada que ver con el estudio neurofisiológico que me habían hecho un par de años antes donde solo me habían mirado rama dorsal del pudendo. Digo esto porque es muy importante que lo miren todo y no todo el mundo lo hace. Bueno, encontraron afectación de los cluneales y de la rama rectal del pudendo. Con estos resultados sospecharon que el problema estaba en las raíces sacras y me hicieron un bloqueo que salio positivo a medias. Después me hicieron radiofrecuencia que no me funciono. Y finalmente me hicieron un bloqueo pudendo transperineal que funciono ligeramente.

Y ese es el punto donde estoy ahora. Espero que a alguien le pueda servir de ayuda.
Un saludo a tod@s