Como todas esta historia es larga, empezó hace 5 años con una vaginitis e infección de orina de repetición, con e. Coli. La bacteria murió con antibiótico, pero empezó un dolor que ha sido un calvario, que solo los que lo han pasado lo entienden, yo tenía 29 añitos y toda mi vida se fue al traste, dolor 24 horas al día, durante meses, años, (quería matarme) pero en aquella época buscaba un diagnóstico que no llegó, gasté un dineral en acupuntura, cámara hiperbárica, hice cistoscopia, colonoscopia, laparascopia, dietas sin gluten, kinesiología y un largo etc. Que ya conocéis peregrinaje ginecólogos, urólogos etc.
Problemas con la pareja al no poder tener relaciones sexuales, tensión, malestar, culpa, no poder ponerte un vaquero.

SUFRIMIENTO.
Bueno resumo lo que a mi me ha ido bien, yo no tengo diagnostico, tenia dolor suprapúbico y a izquierda.
Hace poco me dijeron que el ovario izquierdo no me funcionaba pero quien sabe si eso es la causa o no.
Bueno soluciones:
1.- Muchas sesiones de fisioterapia suelo pélvico RAP Barcelona, muchas, muchas. AÑOS con Indiba. Esto acompañado de psicólogo y osteopata.
Conclusión: ayuda pero no cura.
2.- Medicación: Dr. Eduardo Vicente, (gran profesional) amitriptilina, tramadol y trankimacin.
La amitriptilina es muy efectiva y quita el dolor. El resto es coayudante. Pero es medicina que te deja algo KO.
3.- Terapia Neural: inyecciones de procaína en puntos concretos del cuerpo, lo hacen médicos de cabecera en Sabadell. Esta terapia ha sido un antes y un después para mi, ha marcado la diferencia. Cada vez que he ido he adelantado pasos de gigante y he conseguido dejar la medicación grandes temporadas.
Después de 5 años estoy muy estable, alguna pequeña crisis que no pasa de una leve inflamación, pero no es dolor, aunque toca la moral.
Solo que psicológicamente te quedas tocada porque has aguantado mucho y sientes fatiga, pero eso es normal y puedes ayudarte de un psicólogo.
Ahora quiero ser mamá, mi deseo es que las pequeñas crisis desaparezcan por completo, pero ya se sabe la vida hay que vivirla para saber que pasará.
Espero haber sido de ayuda con esos tres consejos que a mi me han sacado del pozo.
Saludos y ánimos.